Panel 3 of COVID-19 webinar

11 febrero, 2022

La desinformación sobre COVID-19 alimenta la resistencia a las vacunas, según panelistas de seminario web

Un grupo de experimentados periodistas científicos, comunicadores y expertos en salud de todo el mundo discutieron cómo mejorar la cobertura del COVID-19 en una sesión que se centró especialmente en combatir la desinformación sobre la pandemia y las vacunas.

El panel de discusión, moderado por Deborah Blum, directora del Programa Knight de Periodismo Científico del MIT, se centró en cómo los periodistas deben superar los desafíos mientras informan sobre nuevas las variantes del COVID-19 y el desarrollo de vacunas y medicamentos.

Durante el seminario web, los panelistas y participantes de esta sesión altamente interactiva compartieron sus experiencias sobre cómo se implementan las vacunas contra el COVID-19 en todo el mundo. Señalaron las crecientes preocupaciones sobre los roles que juegan la confianza, la creencia en teorías de conspiración y la difusión de información errónea en las redes sociales en la resistencia a las vacunas, especialmente en países de ingresos bajos y medios en África subsahariana.

Panel 3 of COVID-19 webinar
Panelistas del seminario web sobre la cobertura de COVID-19. Arriba de izquierda a derecha: Deborah Blum, Mohammed Yahia y Amy Maxmen. Abajo, de izquierda a derecha: Margaret Harris Akin, Josh Michaud y Akin Jimoh. (Foto: Captura de pantalla)

​​El evento fue organizado por el Centro Knight para el Periodismo en las Américas de la Universidad de Texas en Austin, en asociación con la UNESCO, financiado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de Múltiples Donantes sobre Libertad de Expresión y Seguridad de los Periodistas de la UNESCO. Las grabaciones del seminario web se pueden encontrar en la página de YouTube del Centro Knight en inglés, árabe, francés, portugués  y español.

La mayoría de los panelistas expresaron su convicción de que la resistencia a las vacunas se debe principalmente a la desinformación y la preocupación genuina sobre los beneficios y riesgos de las vacunas.

Sin embargo, la situación varía de una región a otra. Un nuevo análisis muestra que los países del G20 han recibido 15 veces más dosis de vacunas contra el COVID-19 per cápita que los países del África subsahariana.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) muestra que solo alrededor del 8 por ciento de las personas en ese continente han sido vacunadas completamente contra COVID-19, y solo el 4 por ciento de la población general africana ha recibido una primera dosis de la vacuna. En comparación, se habían administrado más de 60.2 millones de dosis de refuerzo en Estados Unidos hasta diciembre de 2021.

Resistencia a las vacunas

COVID vaccine

Josh Michaud, subdirector de salud global de Kaiser Family Foundation en Estados Unidos atribuyó las bajas tasas de vacunación a las barreras en los esfuerzos de distribución global de vacunas.

“Cuando miras regiones como África, notas una distribución global ineficiente e injusta de las vacunas contra el COVID-19 (…) [todavía] hay una brecha enorme entre el porcentaje de la población que está vacunada en los países de bajos ingresos en comparación a las naciones de mayores ingresos”, dijo.

Yet, the COVAX initiative led by the WHO is designed to oversee the distribution of vaccines to poor countries. The latest figures from the UN agency shows that only 20 African countries have vaccinated at least 10 percent of their population. WHO estimates that it will take until May 2022 before Africa reaches 40 percent coverage.

Sin embargo, la iniciativa COVAX dirigida por la OMS está diseñada para supervisar la distribución de vacunas a los países pobres. Las últimas cifras de la agencia de la ONU muestran que solo 20 países africanos han vacunado al menos al 10 por ciento de su población. La OMS estima que tomará hasta mayo de 2022 antes de que África alcance una cobertura del 40 por ciento.

En un movimiento para corregir estos desequilibrios en la distribución global de vacunas y tasas de vacunación, todos los panelistas estaban convencidos de que existen algunos desafíos logísticos que superar para que los países, especialmente en África y Medio Oriente, alcancen los objetivos de cobertura de vacunación.

Según Mohammed Yahia, periodista científico egipcio y editor ejecutivo de Nature Research en el Medio Oriente, las dudas sobre las vacunas en Egipto, así como en algunos países del Medio Oriente, se consideraron una preocupación creciente durante el período inicial cuando COVID-19 fue declarada pandemia mundial

“Durante un período de tiempo, había muy poca disponibilidad de vacunas y uno tenía que estar en la lista de espera que podía extenderse por varios meses para recibir su primera vacuna”, dijo Yahia.

Pero, más allá de eso, según él, la mala comunicación en torno a las vacunas también ha socavado su aceptación. Los periodistas científicos o los principales medios de comunicación que cubrían la pandemia enfrentaban muchos desafíos para transmitir mensajes que tuvieran la capacidad de influir en la aceptación de la vacuna.

Combatiendo la desinformación

Yahia también agregó que la otra razón por la que las personas no quieren vacunarse está relacionada con la comunidad médica: los médicos, por ejemplo, han estado compartiendo videos en las redes sociales para decirles a sus pacientes que no deben vacunarse porque las vacunas no han sido probadas, han sido apresuradas y no se conocen los posibles efectos secundarios a largo plazo.

“Eso creó una especie de miedo entre la población, así que cuando la disponibilidad mejoró, cuando comenzamos a ver algunas vacunas, mucha gente se mostró muy resistente a tomar estas vacunas”, dijo Yahia. “Fue bastante interesante porque históricamente nunca ha habido un movimiento antivacunas per se en Egipto”.

COVID misinformation

Sin embargo, la situación en algunas partes del África subsahariana, incluida Nigeria, ha sido bastante diferente, donde los políticos han sido los primeros en hablar sobre el COVID-19.

“Cuando llegó el momento de la respuesta a la pandemia, los paneles establecidos a nivel nacional, incluidos los comités de expertos, estaban en su mayoría llenos de políticos, personas que realmente no sabían mucho sobre lo que estaba pasando”, dijo Akin Jimoh, uno de los panelistas, periodista científico de Nigeria y editor de Nature Africa, a los asistentes del seminario web.

Si bien la mayoría de los países del África subsahariana y de Oriente Medio comparten desafíos logísticos similares, así como problemas de almacenamiento de vacunas, la importancia de combatir la información errónea sobre el COVID-19 también es clave para el despliegue exitoso de vacunas.

“No podemos eludir nuestras responsabilidades de abordar los temas clave y, como periodistas científicos, somos la élite del periodismo cuando se trata de informar con precisión sobre las vacunas contra el COVID-19”, dijo Jimoh.

Amy Maxmen, otra panelista y reportera científica senior de Nature en Estados Unidos, reveló que ese país tiene algunos problemas especiales en los esfuerzos para vacunar a toda la población. Uno de esos problemas, dijo, es la división política y la ideología que puede manifestarse contra cualquier cosa que diga el sistema. Además la pérdida real de confianza en ese sistema, también señaló que los estados tienen mucho poder en el país.

Cuando se le preguntó por qué tener un gran acceso a las vacunas no parece haber marcado una gran diferencia en Estados Unidos, Maxmen explicó que un suministro suficiente no se traduce automáticamente en vacunación para todos.

“Necesitas el suministro, necesitas las cadenas de suministro, la distribución tiene que ser buena”, dijo. “No es sencillo obtener vacunas en todas partes; eso es costoso y requiere mucha planificación logística y mucha gente, y hay una parte de comunicación, así que tiene que ver más o menos con esas tres cosas”.

Rendición de cuentas

Si bien es responsabilidad de los gobiernos garantizar la distribución de vacunas e información para que las personas se vacunen, todos los panelistas están convencidos de que los esfuerzos para mejorar la confianza del público en este tema son importantes. Las autoridades públicas y la comunidad científica deben comunicar y ofrecer transparencia en su manejo de la pandemia de COVID-19.

“Cuando haces que el gobierno rinda cuentas, también lo debes hacer con la comunidad científica”, dijo Jimoh, refiriéndose a la situación actual en la mayor parte de África subsahariana.

Si bien es responsabilidad de los periodistas científicos garantizar que el tipo de información que transmiten sea auténtica y relevante para la vida de la comunidad, Jimoh enfatizó que la rendición de cuentas marca el rumbo que debe tomar el gobierno, y los periodistas deben seguir en la dirección correcta.

Al comentar sobre estos esfuerzos en el lanzamiento de la vacunación contra el COVID-19, Margaret Harris, de la OMS, explicó que las personas con mayor riesgo de infección y muerte relacionada con el COVID-19, así como los grupos de máxima prioridad, como los trabajadores de la salud, han recibido asistencia primero porque son los más expuestos.

Pero, antes de la vacunación a gran escala, la mayoría de los panelistas insistieron en la necesidad de contar con logística.

“La preparación es importante en cada etapa, no solo la vacuna, sino el sistema que tenemos”, dijo Jimoh. Yahia señaló que los medios de comunicación tienen un papel clave que desempeñar para aumentar la confianza en la vacuna contra el COVID-19 y combatir la información errónea.

A medida que avanza el lanzamiento de la vacuna contra COVID-19 a nivel mundial, Michaud señaló que la resistencia a la vacuna y la difusión de información errónea siguen siendo barreras clave para la implementación de la vacuna.

“El desafío es más complejo porque tenemos que prestar atención al lado de la distribución”, dijo. “Tenemos que combatir la vacilación y la desinformación”.