FEATURED IMAGE Webinar Panel 1

1 febrero, 2022

Cómo manejar la desinformación y la incertidumbre al cubrir el COVID-19

El desafío de cubrir el COVID-19 radica no solo en la complejidad intrínseca de la pandemia y la naturaleza evolutiva de la ciencia en torno al virus. También proviene del esfuerzo paralelo que deben hacer los periodistas para combatir la desinformación generalizada. Pero, ¿cuál es la fuerza impulsora detrás de la ola de noticias falsas de COVID-19?

Esta fue una de las preguntas discutidas durante el panel “Desinformación y datos en evolución”, parte del seminario web del 27 de enero “Variantes, vacunas y medicamentos: Lo que los periodistas deben saber para mejorar la cobertura de COVID-19”.

Panel 1 Disinformation and evolving data
Arriba, de izquierda a derecha: Deborah Blum, Davey Alba y Mandi Smallhorne. Abajo, de izquierda a derecha: Jane Qiu y Federico Kukso. (Foto: Captura de pantalla)

 

El evento fue organizado por el Centro Knight para el Periodismo en las Américas de la Universidad de Texas, en alianza con la UNESCO, financiado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de Múltiples Donantes sobre Libertad de Expresión y Seguridad de los Periodistas de la UNESCO. El video del seminario web se puede encontrar en YouTube en inglés, árabe, francés, portugués y español.

La periodista Davey Alba, una de las panelistas y reportera de The New York Times especializada en desinformación en línea, dijo que su experiencia en este tema le ha enseñado que la desinformación tiende a seguir el ciclo de noticias, impactando cualquiera que sea el tema candente del día.

“El COVID-19 es relevante para miles de millones de personas en todo el mundo, es una pandemia global, esto es algo a lo que se han aferrado los desinformadores”, dijo Alba, quien agregó que algunas personas vieron la pandemia como una oportunidad para hacerse de un nombre al difundir información incorrecta.

Gobierno y redes sociales como fuentes de desinformación

En ciertos casos, los impulsores de la desinformación son quienes deberían ser los responsables de brindar información confiable al público.

Jane Qiu, una de las panelistas y periodista científica independiente que cubre los orígenes del COVID-19, mencionó casos en los que los gobiernos de China y Estados Unidos han estado involucrados en campañas de desinformación.

COVID-19 swab“El Ministerio de Relaciones Exteriores de China, por ejemplo, insinuó que el virus se filtró desde un laboratorio militar cerca de Maryland. Y Tom Cotton, un senador de Estados Unidos dijo que el virus fue diseñado por un laboratorio de Wuhan y luego se filtró”, dijo Qiu. “Es como ver a dos niños en una pelea a gritos, tratando de superar al otro para hacer las afirmaciones más extravagantes”.

These types of politically motivated falsehoods, Alba noted, tend to spill over to the public through mainstream social media platforms, where algorithms prioritize pieces of information that grab people’s attention and keep them following the rabbit hole all the way down to full-blown conspiracy theories.

Este tipo de falsedades con motivaciones políticas, señaló Alba, tienden a extenderse al público a través de las principales plataformas de redes sociales, donde los algoritmos priorizan la información que capta la atención de las personas y las mantiene siguiendo el camino hasta llegar a las teorías de conspiración.

“Lo que hemos visto en los últimos dos años, durante el tiempo que ha estado ocurriendo esta pandemia es que Internet es realmente un acelerador de estas falsedades”, dijo Alba.

Una de las preguntas planteadas por la periodista Deborah Blum, directora del Programa Knight de Periodismo Científico del MIT y moderadora del panel, fue si las principales compañías de redes sociales deberían desempeñar un papel más importante para detener la desinformación.

“Uno de los grandes problemas ahora es que los periodistas también confían en estas plataformas para dar las noticias. Entonces, hay algún tipo de tensión ética allí”, señaló Blum.

Alba dijo que las plataformas saben que existe este problema y son conscientes de lo que está en juego.

“Es difícil porque siempre hablan de tener una libertad de expresión equilibrada y asegurarse de que todos los que quieran decir algo tengan el espacio”, dijo. “Al mismo tiempo, creo que han reaccionado bastante tarde. Y en cierto modo, no lo suficientemente agresivas en muchos casos”.

La periodista Mandi Smallhorne, panelista y presidenta de la Asociación de Periodistas Científicos de Sudáfrica y vicepresidenta de la Federación Mundial de Periodistas Científicos (WFSJ, por sus siglas en inglés), expresó su preocupación por qué tanto la entrega de noticias, tanto en plataformas de redes sociales como en los medios de comunicación, se ve afectada por motivos de lucro en la actualidad.

“No sé cómo hacerlo, pero creo que debemos tener algún mecanismo que contrarreste eso porque el clickbait está impulsando todo en este momento”.

¿Quién es vulnerable a las noticias falsas?

Es difícil establecer un arquetipo de persona particularmente vulnerable a la desinformación, según Alba. Como estas teorías son tan generalizadas en línea, es muy probable que terminen en las redes sociales de alguien que conocemos.

reading newspaper

“Creo que nos corresponde a todos pensar en ello como un proyecto comunitario para elevar nuestros niveles de alfabetización y asegurarnos de que todas las personas con las que estamos en contacto sepan cómo encontrar buenas fuentes por sí mismas”, dijo.

También es importante investigar por qué algunas personas tienden a creer en la desinformación. Según Smallhorne, en el contexto de muchos países africanos, existe una historia justificable de desconfianza en la ciencia occidental. Se han utilizado poblaciones africanas para ensayos de medicamentos sin las salvaguardas necesarias.

“La lección que ciertamente he aprendido como periodista en este período es no mirar a estas personas y decir: ‘son un montón de idiotas por creer esto’, sino mirarlos y decir: ‘¿qué les hace creer? esto?’”, dijo Smallhorne.

Otras preguntas pertinentes que se deben hacer, según ella, son: ¿Qué hay en su pasado que los hace sentir menos confianza en la ciencia médica? ¿Tienen miedo de que les quiten poder? ¿Por qué tienen tanto miedo de que el gobierno pueda haber jugado un papel en la creación de esto?

“Con COVID, me ha quedado muy claro que debemos comenzar a pensar en diferentes formas de comunicarnos. Tenemos que comenzar a contar historias no solo sobre los hechos, sino también sobre los sentimientos, las razones de los temores de las personas”, dijo Smallhorne.

Cuando los medios desinforman

Los medios tradicionales también pueden ser un vector de desinformación sobre COVID-19, como señaló el panelista Federico Kukso, periodista científico independiente y miembro del consejo de la WFSJ. En Argentina, por ejemplo, hubo una gran campaña contra los confinamientos al inicio de la pandemia que en su mayoría estuvo liderada por los diarios más grandes del país, cuyas agendas chocaron con las del gobierno, dijo.

“Para mí es importante que los medios de comunicación contraten periodistas especializados, que tengan suficiente experiencia para enfrentar la pandemia. Las palabras que usamos son importantes”, dijo Kukso.

Uno de los problemas que surge de la ausencia de periodistas científicos en muchas salas de redacción es que, a veces, un periodista de política, por ejemplo, entrevistará a un científico con experiencia en un campo para comentar sobre un tema fuera de ese campo específico, un fenómeno conocido como intrusión epistémica. Ha habido casos en los que los investigadores han usado su autoridad como científicos para promover teorías cuestionables.

“De hecho, trato de ser más escéptico con respecto a los científicos que quieren estar en los medios y hacer estas grandes declaraciones. Incluso si son premios Nobel, no debemos confiar en ellos. Tenemos que confiar en la evidencia, no en la voz de los científicos”, señaló Kukso.

Los periodistas bien intencionados, pero poco preparados, también pueden ser víctimas de la exageración de los tratamientos potenciales o incluso de las vacunas. Kukso mencionó que, en América Latina, cuando recientemente aumentó el número de infecciones, la gente comenzó a decir que las vacunas no funcionaban porque los medios de comunicación habían estado describiendo a las vacunas como una especie de escudo infalible que protege a las personas del virus.

“Mi recomendación para los periodistas es tratar de ser más moderados, sobre todo teniendo en cuenta que detrás de los comunicados de prensa están las grandes empresas”, dijo Kukso. “Todos queremos escuchar o leer noticias que digan que algún fármaco acabará para siempre con esta pandemia. Pero creo que esto termina erosionando la confianza de la gente en la ciencia”.

Un exceso de optimismo y la falta de una interpretación rigurosa de los datos también ha afectado a la cobertura de la variante Ómicron. Smallhorne mencionó que Ómicron azotó Sudáfrica después de que la ola de Delta expusiera a una gran parte de la población al COVID-19, por lo que cuando Ómicron apareció en el país, no golpeó tan fuerte como podría haberlo hecho en otros lugares.

Imagen Portada (1)There are measures journalists can take to avoid spreading misinformation. Perhaps the first one is to identify potential biases in sources, especially when reporting about intensely political topics like COVID-19.

Hay medidas que los periodistas pueden tomar para evitar la difusión de información errónea. Quizás el primero sea identificar posibles sesgos en las fuentes, especialmente cuando se informa sobre temas intensamente políticos como el COVID-19.

“Todos tenemos nuestros propios sesgos también. Todos somos humanos y tenemos opiniones. Creo que lo primero es realmente reconocer y ser honesto sobre nuestro propio potencial sesgo”, dijo Qiu.

Los periodistas también deben tener cuidado con el problema del falso equilibrio: cuando los reporteros presentan dos puntos de vista opuestos como si fueran iguales, cuando en realidad la evidencia respalda solo uno de esos lados.

“Lo importante para evitar el falso equilibrio es que tenemos que transmitir muy claramente dónde se encuentra el consenso científico y dónde se encuentra el peso de las diferentes líneas de evidencia”, dijo Qiu. “Y esto tiene que presentarse de una manera que [demuestre] que es un proceso continuo. No son conclusiones fijas, porque el consenso puede estar equivocado y las cosas pueden cambiar con nueva evidencia”.

Uno de los principales objetivos de los periodistas que cubren la ciencia y la pandemia, según los panelistas, es transmitir adecuadamente las incertidumbres de la ciencia.

“Esa es una de las cosas que he visto como problemáticas durante este periodo, es que seguimos teniendo informes que decían, esto es lo que está sucediendo, en lugar de transmitir cuidadosamente que la ciencia es un proceso en evolución, especialmente en algo como una pandemia, dijo Smallhorne.